Nulidades CanĂ³nicas

Estamos especialmente orgullosos de dicha especialidad pues formamos parte del elenco de profesionales que pertenecen al Tribunal Eclesiástico de la Diócesis de Cartagena-Murcia, desde el 2002.

Este ramo está dirigido por un letrado rotal, con posibilidad de intervención en cualquier Diócesis de España.

Cuando el matrimonio se encuentra en dificultad se pueden articular diversas soluciones tanto extrajudiciales como judiciales. Les ayudaremos en cualquier caso, previo estudio de su caso.

La nulidad canoníca es una especialidad muy genuina y se necesita de una especial preparación, formación y conocimiento del derecho canónico. La elección del profesional que ha de llevar tal trámite es fundamental pues de su elección puede depender la prosperabilidad de la solicitud.

La peculiaridad de las nulidades canonícas hace necesario un análisis real y objetivo de las circunstancias, antecedentes, concomitantes y subsiguientes al matrimonio para poder analizar pormenorizadamente todas las causas de nulidad que concurrieron a la hora de contraer.

Pueden existir diversas causas por las cuales se concede por parte del Tribual Eclesiástico la nulidad canoníca como impedimentos: dirimentes de edad, impotencia, ligamen, disparidad de cultos, orden, voto publico de castidad, rapto, crimen, consanguinidad, afinidad, publica honestidad, parentesco legal; también por defecto a falta de consentimiento ya por falta de uso de razón o de discreción de juicio o incapacidad o simulación del consentimiento; también por vicios en el consentimiento ya error, miedo o condición.

Otra salida jurídica seria la disolución del vinculo matrimonial que se daría en los casos de matrimonio rato y no-consumado, por privilegio paulino y por privilegio petrino.