Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Ley de cookies.

La sentencia de la Sala 1ª del TS número 367/2022 de 4 de mayo

La sentencia del TS de 4 de mayo de 2022 resuelve un recurso de casación  interpuesto contra la sentencia de la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Albacete de 21 de septiembre de 2018 (Roj: SAP AB 620/2018) y, por tanto, un recurso de apelación en el que aún no se había dictado la sentencia del TS de 4 de marzo de 2020.

La sentencia de la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Albacete, que confirma la Sala 1ª del TS, analiza una tarjeta de crédito revolving formalizada en el año 2006, en el que el tipo medio estaba alrededor del 20% y se había pactado una TAE del 24,50% (FD 1º in fine) y así se fija en la sentencia como hecho probado.

La Audiencia Provincial de Albacete, después de analizar la sentencia de la Sala 1ª del TS de 25 de noviembre de 2015, en el fundamento de derecho tercero in fine resuelve que:

"Como se ve, el caso que contempla el Tribunal Supremo difiere sustancialmente del que nos ocupa. Allí la TAE del 24,6% se establece en un contrato de préstamo o crédito al consumo. Sin embargo, en nuestro caso nos encontramos con un contrato de tarjeta de crédito con pago aplazado. Y es lo cierto que en este tipo de contratos el interés medio, el normal o habitual a que se refiere el Tribunal Supremo para calificar o no de usurario el pactado en el caso que nos ocupa, es muy similar al aplicado por BARCLAYS BANK PLC en el contrato suscrito por las partes en 2006. En efecto, la documentación aportada por ESTRELLA RECEIVABLES LTD en el acto de la audiencia previa - obtenida de la propia base de datos del Banco de España - revela que en Junio de 2005 frecuentemente la TAE aplicada por las entidades bancarias a las operaciones de tarjeta de crédito con pago aplazado era superior al 20%, siendo habitual incluso que las contratadas con grandes entidades bancarias superasen el 23, 24, 25 y hasta el 26%. Porcentajes que se reproducen en la actualidad. No cabe, en definitiva, considerar que la TAE pactada en el contrato que nos ocupa como interés remuneratorio sea usuraria ni que fuera notablemente superior a la normal aplicada por otras entidades, lo que impone la desestimación del recurso, y sin que proceda examinar la pretensión invocada con carácter subsidiario desde el momento en que la demandante renunció en su escrito de demanda de juicio ordinario reclamar cantidad alguna en concepto de seguro de protección de pagos".

Conviene recordar que esta es la tesis que la propia Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Albacete ha seguido manteniendo con posterioridad a la sentencia de la Sala 1ª del TS de 4 de marzo de 2020, como, por ejemplo, en la sentencia de 26 de febrero de 2021 (Roj: SAP AB 209/2021), que realiza un riguroso análisis del producto financiero del crédito revolving, los tipos medios que se han venido aplicando con anterioridad al año 2010 y lo que debe considerarse como interés notablemente superior al normal del dinero, conforme la doctrina fijada por la Sala 1ª del TS en sus sentencias de 25 de noviembre de 2015 y 4 de marzo de 2020.

Pues bien, la Sala 1ª del TS en su sentencia de 4 de mayo de 2022 zanja definitivamente la cuestión sobre lo que debe considerarse como interés notablemente superior al normal del dinero en un crédito revolving y confirma la sentencia de la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Albacete de 21 de septiembre de 2018, concretando en los apartados 4 al 7 del fundamento de derecho tercero de su sentencia, los tipos medios habituales de esta tipología concreta de productos financieros, como es el crédito revolving, así como lo que puede considerarse como interés notablemente superior al normal del dinero, sobre un tipo medio alrededor del 20%, resolviendo que no puede considerarse usurario un interés pactado que esté sobre un 23%, 24%, un 25% o, incluso, un 26% anual, resolviendo al respecto que:

4.- En el presente caso, la cuestión controvertida objeto del recurso de casación se ciñe a determinar cuál es el interés de referencia que debe tomarse como «interés normal del dinero». La Audiencia Provincial ha utilizado el interés específico de las tarjetas de crédito y revolving y la recurrente considera que debió utilizar el interés de los créditos al consumo en general.

5.- Al igual que declaramos en la anterior sentencia 149/2020, de 4 de marzo, el índice que debe ser tomado como referencia es el tipo medio aplicado a las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito y revolving con las que más específicamente comparte características la operación de crédito objeto de la demanda. No puede aceptarse la tesis de la recurrente de que el interés de referencia que debe emplearse para decidir si el interés del contrato cuestionado es «notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso» es el general de los créditos al consumo y no el más específico de las tarjetas de crédito y revolving que es utilizado en la sentencia recurrida.

6.- Los hechos fijados en la instancia, que deben ser respetados en el recurso de casación, consisten en que los datos obtenidos de la base de datos del Banco de España revelan que, en las fechas próximas a la suscripción del contrato de tarjeta revolving, la TAE aplicada por las entidades bancarias a las operaciones de tarjeta de crédito con pago aplazado era frecuentemente superior al 20% y que también era habitual que las tarjetas revolving contratadas con grandes entidades bancarias superasen el 23%, 24%, 25% y hasta el 26% anual.

.- Dado que la TAE de la tarjeta revolving contratada por la recurrente es, según declara la sentencia recurrida, del 24,5% anual, la Audiencia Provincial, al declarar que el interés remuneratorio no era «notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso» y que, por tal razón, el contrato de tarjeta revolving objeto del litigio no era usurario, no ha vulnerado los preceptos legales invocados, ni la jurisprudencia de esta sala que los interpreta, dado que el tipo de interés de la tarjeta estaba muy próximo al tipo medio de las operaciones con las que más específicamente comparte características.

La Sala 1ª del TS en los apartados 6 y 7 del fundamento de derecho tercero de la sentencia de 4 de mayo de 2022, ratifica que un porcentaje que no supera el 30% entre el tipo medio de los créditos revolving y la TAE pactada, no puede considerarse como interés notablemente superior al normal del dinero, habida cuenta que se está analizando en la sentencia ese porcentaje.

En la conclusión VII del informe elaborado por el Institut de I+Dret, en las conclusiones del I Congreso de Barcelona sobre el futuro del crédito revolving, se resalta la importancia de establecer una horquilla holgada entre el tipo medio de la TAE y el tipo pactado, que permita la competencia entre las entidades bancarias, con base en los promedios ya legislados por los países europeos de nuestro entorno, teniendo en cuenta el marco del crédito revolving europeo.

- Conclusión

Hay que agradecer a la Sala 1ª del TS que haya clarificado lo que debe entenderse como interés notablemente superior al normal del dinero, conforme al artículo 1 de la Ley de Usura, para calificar como usurario un crédito revolving, generado con ello seguridad jurídica y confianza en el mercado financiero, en base a esa importante función de armonización de la interpretación del Derecho nacional y en aras de la seguridad jurídica que le corresponde al Tribunal Supremo, como nos recuerda el TJUE en el apartado 68 de su sentencia de 7 de agosto de 2018, asuntos acumulados C96/16 y C94/17.

En los apartados 6 y 7 del fundamento de derecho tercero de la sentencia de 4 de mayo de 2022, el TS ratifica que un porcentaje que no supera el 30% entre el tipo medio y la TAE pactada en el contrato de crédito revolving no puede considerarse como interés notablemente superior al normal del dinero, habida cuenta que se está analizando en la sentencia ese porcentaje.

La sentencia de la Sala 1ª del TS de 4 de mayo de 2022 resuelve un contrato de crédito revolving formalizado en el año 2006 y tiene una especial relevancia porque el Banco de España solo publica el índice del tipo medio que debe ser tomado como referencia para las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito y revolving publicado en las estadísticas del Banco de España, desde el año 2011 hasta la actualidad y, sin embargo, en la sentencia de la Sala 1ª del TS de 4 de mayo de 2022 se confirma que con anterioridad al año 2011, conforme a la propia información facilitada por el propio Banco de España, el tipo medio de la TAE estaba igualmente alrededor del 20%.

De lo que no cabe ninguna duda es que el TS confirma que un contrato de crédito revolving formalizado en el año 2006, en el que el tipo medio de la TAE estaba alrededor del 20% y se había pactado con la entidad bancaria una TAE del 24,50% (FD 1º in fine), ese diferencial no puede considerarse como interés notablemente superior al normal del dinero y no puede en dichos supuestos aplicarse la Ley de Usura y declarar usurario el interés pactado.

 

Volver atrás
imagen